network, round, project

5 RAZONES PARA CONTRATAR CON EL SECTOR PÚBLICO

¿Qué mejor forma de empezar un blog que tiene parte de su temática sobre contratación administrativa que hablando sobre las mejores razones para contratar con la propia Administración? Vaya por delante que no pretendemos hacer «apología» de la contratación de pública, pues bien es cierto que, como decía el inolvidable Pau Dones, «Que el blanco sea blanco, Que el negro sea negro, Que uno y uno sean dos, Como exactos son los números, Depende».

Entrando en faena y para centrar la cuestión ¿pero esto del sector público cuánto supone? Pues veamos, las estimaciones para España indican que las compras del sector público son en torno a un 15% del PIB y si miramos hacia Europa este porcentaje sube hasta el 19%. Como rápidamente advertimos el mercado es amplísimo y existen una infinidad de oportunidades para entrar en todos aquellos contratos relacionados con nuestra actividad profesional. Otra pregunta que nos podríamos hacer es ¿hay hueco para un autónom@ o una PYME en este mundo de los contratos públicos o esto es sólo para grandes empresas? De todo ese «queso» la porción que toman los pequeños empresarios se calcula que es entre el 31% y el 38%. Así que si otros lo hacen ¿yo por qué no?. Quizá haya razones para no acudir a estas oportunidades de negocio, que las hay, no las niego y otro día hablaremos de ellas, pero hoy vamos a valorar los «pros»,  los motivos por los que se debería concurrir a estos procedimientos de compras públicas.

1.-Si acudimos al volumen de compras que efectúa el sector público vemos que estamos frente al mayor comprador que existe a nivel nacional. No hay ningún otro que se le puede acercar.

2.- El sector público es, en realidad, un conjunto de Administraciones Públicas, de Organismos Autónomos, de Entidades Públicas, de entes instrumentales, etc, etc. Por lo que sus necesidades son diversas y de toda clase: contratos de servicios, de obras, de suministros, mixtos…. y eso nos sitúa ante oportunidades diarias para incrementar nuestras ventas  y para abrir nuevas líneas de negocio.

3.- Es un cliente solvente: no existe prácticamente riesgo de impago, en caso de que la prestación esté correctamente realizada, ya que los pagos están previamente comprometidos y por tanto la morosidad se minimiza. Y en el caso de qué está se produjera, esto es, que la Administración se haga la «remolona» a la hora de sacar la cartera, por la razón que fuera, además, esto supone un interés de morosidad a nuestro favor muy superior al interés legal ordinario.

4.- El sector público es un cliente estable ya que sus presupuestos de compras y sus estimaciones, en muchas ocasiones y para una mismo servicio o producto se repiten de manera periódica, tanto a nivel global como particular. Por lo que si se es capaz de ganar las licitaciones, además, se consigue una estabilización de las ventas totales de nuestro negocio.

5.- El hecho de haber sido contratista de una Administración Pública nos dota de prestigio profesional frente a otros competidores, puesto que, por lo general, el sector público sólo selecciona aquellas ofertas que han superado a su competencia, ofreciendo la mejor oferta calidad-precio, en procedimientos de pública concurrencia.

En definitiva ser capaces de poder vender a cualesquiera de los entes que conforman el sector público es un objetivo que debiera plantearse y estar al alcance de toda pequeña empresa o autónomo. Pero bueno, no adelantemos acontecimientos, de cómo llegar a esos escenarios y otros muchas cuestiones iremos hablando a lo largo de este blog. Por el momento, lo más importante es partir de la idea de que el sector público es un cliente potencial muy interesante y que nos puede ayudar en el desarrollo de nuestro negocio.


Tengan cuidado ahí fuera 😉

Share This